Propiedades del jamón serrano

Jamon in Madrid

El jamón serrano es un auténtico símbolo dentro de la cultura y la gastronomía de España. De hecho, no hay prácticamente ninguna celebración o festividad en donde esta delicia no sea una de las protagonistas indiscutibles a la hora de comer.

Esta joya culinaria de la Península Ibérica se caracteriza en gran medida por su fabricación artesanal, la cual se ha conservado intacta a pesar del transcurso del tiempo. También se destaca por su exquisito sabor y su incomparable textura, sin dejar de mencionar que es un alimento sumamente habitual en las mesas españolas. Se emplea como aperitivo, en canapés, en platos principales e incluso en sándwiches o bocadillos para la hora de la merienda. Sin dudas es muy versátil, aunque los “expertos” aseguran que la mejor forma de degustarlo es simplemente con un trozo de pan y un buen vino.

Este tipo de jamón está íntimamente vinculado con España. De hecho, éste es el país que más produce y consume este alimento. Un dato interesante con respecto a este tema es el que aportan las estadísticas: cada español come aproximadamente cinco kilogramos de esta delicia de forma anual. Además de esto, no podemos dejar de señalar que el jamón serrano con el correr de los años se ha ido adaptando perfectamente a las características particulares de cada región de España. Asimismo, tiene numerosas propiedades que valen la pena ser conocidas, por lo que a continuación las describiremos.

A pesar de la creencia popular, el jamón serrano es uno de los fiambres más saludales de su tipo e incluso uno de los más sanos que existen. Aunque provenga del cerdo, tiene una cantidad mucho más reducida de calorías y también dispone de menos grasa que el animal en cuestión. No tiene hidratos de carbono, pero sí cuenta con un alto valor en lo que respecta a proteínas. También aporta calcio, magnesio, zinc, hierro, fósforo y vitaminas pertenecientes al grupo B.

Cabe hacer hincapié en que los procesos de curación a los que son sometidos los jamones serranos tienen efectos sobre la carne en cuestión: su valor energético se reduce a la mitad y su aporte de proteínas se duplica.

Otro de los beneficios de este alimento son sus ácidos grasos, los cuales son de tipo monoinsaturado (con propiedades valiosas para la salud cardiovascular, porque ayuda a producir el “colesterol bueno”). Pese a todos los beneficios del jamón serrano, es aconsejable que los hipertensos se limiten en su consumo, ya que dispone de un abundante contenido de sal.

Comments are closed.